«Animal Print»

Mucho antes de transformarse en un elemento decorativo, el vistoso pelaje de ciertos animales es empleado en distintos pueblos de la antigüedad para marcar rango de sus divinidades, líderes políticos o religiosos.

Se le asocia a fuerza, poder, agresividad, sensualidad, magia. En Egipto los príncipes  – sacerdotes llevaban un traje con estas características cuando presiden ceremonias rituales.

Por otra parte, Seshat, diosa del tiempo y la escritura, se cubrían con un ajustado vestido  de leopardo señalando su presencia como figura cósmica.

Entre los aztecas, el jefe supremo luce un atuendo de jaguar durante las guerras…

  • Fotografía y Maquillaje: Pili Brugg
  • Modelo: Ana María
Menú