¿Estás contenta con tu imagen?

Fotografía: Pili Brugg
Modelo curvy: Ana María Navarro

Muchas de mis clientas que vienen a mi taller no están contentas con su imagen, Sufren inseguridades por la no aceptación de su físico: desorden en el peso, caderas anchas y cintura estrecha, un busto muy pronunciado, piernas gruesas o torcidas, etc.

Estas mujeres suelen condicionar sus alternativas por una forma de vestir muy agresiva, intentando ocultar sus defectos, pero al mismo tiempo y sin quererlo, no descubriendo sus cualidades o virtudes físicas.

La ropa, no es solo vanidad o ego, o como dicen muchos, «Moda = superficialidad». La ropa, quieras o no, tiene que ver con nuestra  personalidad, con nuestro carácter y hasta con nuestros estados de ánimo.

Lo primero es aprender aceptarse y solo así te RE ENCANTARAS contigo misma.

Deben de ser miles de veces las que renegamos de nuestra forma de ser o de nuestra apariencia. Muchas veces eludimos mirarnos al espejo e inconscientemente nos negamos a reflexionar sobre nosotras mismas. Nos desagradan ambos aspectos: el externo y el interno. Nos disgusta nuestro «yo», su forma de conducirse ante los demás, sus manías, sus escasas virtudes y sus muchos defectos. Sin embargo, es a partir de él que  evaluamos a los demás y es nuestro marco de referencia.

La aceptación del “yo” es un muy recomendable primer paso para empezar a construir una vida propia de crecimiento personal.

Negarnos a nosotras mismas, en contraparte, marca el camino de la destrucción, la ruina como personas, una cadena de estragos…

Generamos una imagen estrecha de la vida, una noción sin mucho alcance de lo que es transitar por este mundo; también solemos establecer un concepto pobre de nosotras mismas. Y el sufrimiento que ello nos causa proviene de la rotunda negación que proyectamos hacia todas las cosas empezando por nuestro yo: el externo y el interno. 

Aceptarnos como somos nos libera, nos quita un peso de encima y nos exonera de dar muchas explicaciones acerca de nuestra forma de comportarnos.

El blog de la Pili

Menú